Ortodoncia

MITOS SOBRE LA ORTODONCIA

Los mitos sobre la Ortodoncia ya son muchos y algunas preguntas en nuestra consulta, han resultado a veces, hasta graciosas! Pero toda pregunta es válida e incluso hasta aquellas que resultan sin sentido pueden ser muy importantes. Por todo esto, ¡siempre hay que preguntar!

De un tiempo a esta parte ha sido grande la evolución de algunos tratamientos. Hoy podemos hablar de ortodoncia invisible, como es el caso de Invisalign, inapreciable y totalmente estética, sin embargo los brackets siguen siendo una alternativa muy requerida por los profesionales para conseguir los resultados que buscan y una sonrisa perfectamente alineada. Pero, ¿qué mitos hay sobre ellos? Vamos a analizar algunas opiniones desacertadas que muchas personas tienen sobre ellos.

 

brackets 

 

 

MITOS SOBRE LA ORTODONCIA

1.  Un imán muy fuerte puede atraer los brackets o pegarse a ellos: Falso! Los brackets actualmente están hechos de una mezcla de titano y niquel o cobre. Esta tecnología fue desarrollada por la NASA, quienes se aseguraron de que no fuera magnética.

2. Los brackets, al ser metálicos activan los detectores de metal de los aeropuertos: Falso! Podemos viajar tranquilos. Los brackets están confeccionados con unos materiales que no afectan a los detectores de metales, tampoco a los extra sensibles que encontramos en los aeropuertos. Si el detector suena, es por otra cosa!

3. Los egipcios ya llevaban ortodoncia: Verdadero! Los arqueólogos han encontrado en algunas momias una banda metálica cubriéndoles los dientes, que han identificado como los “brackets” de la época, que servían para mantener los dientes en su lugar, cerrar espacios antiestéticos y, como no, para mantenerlos en su sitio en el Más Allá.

4. Llevar brackets te hace un blanco más fácil de los rayos: ¡¿Qué?! Falso! Es una ortodoncia, no un pararrayos. Las personas que llevan brackets no atraen a los rayos y tienen las mismas posibilidades que cualquier otra de ser alcanzadas por uno, y son de 1 entre 700.000.

5. Los primeros brackets estaban hechos de oro: Verdadero! A principios del siglo XX se usaba oro de 18 quilates para los cables, bandas y otros elementos de ortodoncia. No obstante, aunque suena muy lujoso, no era especialmente cómodo, ya que se deformaba con facilidad y los pacientes tenían que acudir a menudo al ortodoncista para que le devolviera a su forma correcta.

6.  Con brackets no podré tocar correctamente instrumentos de viento: Falso! Es innegable que al principio pueda resultar extraño e incómodo. No obstante, tras practicar un poco te darás cuenta de que en realidad puedes hacerlo exactamente igual que antes.

7. Todos los que llevan brackets tienen la boca más sucia: Falso! En muchas ocasiones, son precisamente estas personas quienes suelen mantener una mayor higiene de sus piezas dentales y boca.