Ética Médica

LA EXPERIENCIA TIENE SU COSTO

La experiencia no es el tiempo que llevas haciendo una determinada tarea, pues a veces nos suceden las mismas cosas y seguimos actuando de forma incorrecta. Si no aprendes, no hay experiencia. Por eso, la experiencia no sólo conlleva tiempo, y tampoco es sólo aprender un método. La experiencia te sitúa en un escalón del que ya no querrás bajar. Sabes que hay condiciones en las que ya no volverás a trabajar; materiales que fallan al cabo de un tiempo, por lo que tampoco los volverás a usar, herramientas que funcionan como corresponde, y unas estrategias de trabajo, de equipo, de conocimientos que se aúnan, se coordinan para conseguir un objetivo prefijado.

Que las cosas salgan bien, no es suerte. Todo esto es producto de una serie de decisiones planificadas y ejecutadas con un conocimiento que aporta la experiencia. La planificación, con el tiempo que requiere, es una herramienta fundamental para prever complicaciones y saber y poder sortearlas porque ya se creó un plan de acción específico para el caso de ese paciente en particular.

Gracias a la experiencia conseguimos el criterio, la previsión y el gusto por las cosas bien hechas.

[kkstarratings]