Frutas y Verduras ¿Cómo hacer que nuestros hijos las acepten?

Una queja habitual de los padres cuando concurren a la cita con su dentista es que sus hijos no comen frutas y verduras. ¡Ojo! Muchas veces el problema está en que ellos no dan el ejemplo o que bajan las brazos rápidamente ante la negativa. Es cierto que en estos tiempos se nos exige cada vez más, el tiempo nos rinde menos. Terminamos cediendo en las cosas cosas importantes ante las urgentes, pero nuestro rol como padres es el que nos debe motivar para encontrar el tiempo necesario para atender a nuestros hijos como ellos lo merecen.

Además, la salud general de una persona puede verse resentida ya que los problemas dentales pueden impedir la ingesta de ciertos alimentos y por ende, habrá una falta de determinados nutrientes. Si su nutrición es pobre, los primeros signos suelen aparecer en su salud oral.

A veces, en nuestra impotencia por no saber como hacer las cosas, intentamos obligarles, forzarlos, sólo porque «tienen» que comer frutas y verduras, pero así sólo aumentamos la resistencia.

Nuestros hijos no aprenden de aquello que les decimos que hagan, aprenden de aquello que nosotros hacemos.

Unos buenos hábitos alimenticios, con una correcta cantidad de frutas y verduras, favorecerán el desarrollo de los dientes de nuestros hijos y creará una forma de vida que, en su edad adulta, será un gran beneficio. Es por esto que hoy más que nunca es necesaria la interacción entre el dentista y el nutricionista.

La mayoría de las frutas y verduras frescas son beneficiosas para los dientes, ya que sus fibras naturales te obligan a que tengas que masticar más, haciendo que produzcas abundante saliva, que ayuda a eliminar los ácidos que se producen durante la ingesta. Además, sus características y componentes nos van a ayudar a mantener una adecuada salud bucodental. Aquí te dejamos algunos tips muy útiles a la hora de elegirlas:

  • La vitamina C es importante para mantener colágeno en las encías y evitar la enfermedad periodontal, pero ¿Sabías que el kiwi contiene  más vitamina C que una naranja?
  • La cebolla contiene sustancias bactericidas y sus efectos son mejores cuando está cruda.
  • Los vegetales de hoja verde contienen ácido fólico, que promueve una boca saludable y contribuye al crecimiento de células todo el organismo.
  • La pera destaca entre las demás frutas porque se ha observado un mayor efecto para neutralizar los ácidos.
  • La manzana ayuda a disminuir las caries, ya que contiene polifenoles, un antioxidante que ejerce una función bactericida. Por supuesto, también ayuda a remover la placa de los dientes.
  • Igual que la manzana, la zanahoria y el apio ayudan a remover la placa de los dientes ya que tienen hebras fibrosas que ayudan a limpiar naturalmente los dientes.

El que negocia, pierde

«Si comes las verduras, vamos al cine, te compro esto o aquello» sólo hace que el niño le de a las verduras un valor negativo. El momento de la comida no es cuestión de premios o castigos, es una oportunidad que debemos agradecer, por tener alimentos, por disponer del tiempo para estar juntos y compartir.

Ser paciente y perseverante.

Como aquella canción que sonaba en la radio y me sonaba de pésimo gusto terminó por agradarme, por costumbre, por insistencia porque a algunos de mis amigos le gustaba. La cotidianeidad y el ejemplo son un arma súper poderosa a la hora de educar. Nuestros hijos no aprenden de aquello que les decimos que hagan, aprenden de aquello que nosotros hacemos.

Es totalmente natural que unas texturas más fibrosas sean dejadas de lado ante lo esponjosas y sumamente dulces experiencias de ciertos productos producidos por el hombre. Se debe probar y repetir de 10 a 12 veces para que acepten el sabor. «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo» supo decir el político estadounidense Benjamin Franklin. Y tiene toda la razón.

Pasemos tiempo juntos. Cocinemos

Involucra a los chicos en la cocina. Si ellos participan de la elaboración con acciones simples como lavar, rallar o preparar las verduras se sentirán más motivados. Arma un bosque de árboles encantados (si, brócolis), crea formas, historias. Activa la fantasía, la diversión y la responsabilidad al mismo tiempo, gracias al conocimiento de los súper poderes de cada personaje de esa historia!

La comida es un juego

Repito: La comida es un juego. Si, con la comida se juega y se aprende. La comida no es una pausa, es parte de la vida, como la escuela, el trabajo, la vacaciones, las amistades.

Las frutas y verduras están llenas de vitaminas, antioxidantes, minerales, agua y fibra, pero también están llenas de alegrías, de buenos momentos, de recuerdos, de juegos, de risas y de cosquillas. No intentes que tus hijos coman frutas y verduras… Haz que ellos te las pidan.