Como se produce y como prevenir el Sarro Dental

El Sarro Dental es el causante de las dos enfermedades dentales más comunes, después de la Caries. La Gingivitis y la Periodontitis son dos enfermedades que silenciosamente van destruyendo las estructuras que sostienen los dientes. Los síntomas más evidentes son el sangrado de encías, sobre todo cuando te cepillas, la inflamación, la movilidad de las piezas dentales y el dolor.

Pero, comenzando con el tema que nos compete hoy, debemos aclarar que el sarro dental es esa formación blanco amarillenta que se acumula entre los dientes y en la unión entre éstos y la encía. Está compuesto principalmente por Calcio, además de bacterias y restos de comida.

El Sarro Dental es, principalmente, Calcio

La saliva sana, de forma natural, está saturada de Calcio para favorecer la remineralización del esmalte de los dientes. Esto explica porqué, a pesar de que evites los alimentos que lo contienen y te cepilles con regularidad, nunca puedes detener la acumulación de este mineral.

Seguramente habrás notado que el Sarro Dental se acumula en mayor medida en ciertas zonas de nuestra boca, en la parte posterior de los incisivos inferiores y en los maxilares superiores.

La acumulación del Sarro Dental en zonas tan específicas se debe a la ubicación de los orificios por donde las glándulas excretan la saliva. Los más problemáticos son los orificios que están al lado del frenillo de la lengua, debajo de ésta. Por decantación, obviamente, el Calcio se deposita y acumula en las cavidades de los dientes más próximos, que son los inferiores delanteros. Como se puede observar en la gráfica que acompaña a este texto, también hay terminaciones de los conductos salivales junto a las muelas superiores.

De todas formas, no es sólo en estos sitios donde podemos encontrar Sarro Dental sino que éste se esparcirá también por todas las estructuras sólidas de nuestra boca.

¿Cómo prevenir el Sarro Dental?

En primera instancia, recomendamos usar un cepillo de cerdas suaves y cabezal pequeño, dado que así será más fácil acceder a las pequeñas cavidades entre nuestros dientes y barrer la mayor cantidad posible de partículas, antes de que se solidifiquen.

Así mismo, el enjuague bucal ayuda en gran medida a prevenir las calcificaciones. Aquí, no es tan importante que tipo de enjuague bucal utilices, sino simplemente, que lo hagas. El solo hecho de remover fuertemente un poco de agua en tu boca ayuda a eliminar restos que, si se depositan, se endurecerán y formarán más Sarro Dental.

Si todo lo anterior no resulta suficiente, acudimos a otro método, un poco más fuerte pero que no resulta invasivo ni doloroso si se utiliza bien. El Waterpik es un dispositivo que arroja un pequeño chorro de agua pulsada a presión que, sin utilizar ningún tipo de químicos, sin dañar tus dientes y de forma muy económica. Desde Look Dental, siempre recomendamos este equipo para tener en casa.

Finalmente, debemos hacer énfasis en algo muy evidente pero que la mayoría de las personas no hace de forma correcta. El cepillado. En nuestra consulta vemos diariamente las huellas de una técnica de cepillado incorrecta y, es por eso que luego de cada Limpieza Dental, nuestra especialista puede informarle como debe hacerlo para mejorar la eficacia en el uso del cepillo dental.

Cabe destacar que siempre habrá una acumulación de restos que no se podrán quitar por los medios habituales y, con el tiempo, harán que la visita al dentista sea inevitable para poder mantener un estado de salud bucal suficiente. Lo recomendable es hacer una consulta cada seis meses o un año en determinados casos. Esta consulta es gratuita en nuestra clínica dado que sólo reviste un carácter diagnóstico. Una vez que el odontólogo nos haya valorado, podrá darnos los consejos y pasos a seguir para mantener nuestra boca saludable.