Salud oral

Una boca sana ayuda a mejorar tu rendimiento en el deporte

Cuando practicamos deporte nos centramos sobre todo en mejorar nuestra resistencia, musculatura e incluso en entrenar nuestro corazón y respiración para poder aguantar un alto ritmo de entrenamiento. 

Sin embargo, nunca debemos olvidarnos de cuidar correctamente nuestra salud bucodental (incluso cuando hacemos ejercicio), ya que está estrechamente relacionada con el rendimiento deportivo. Lo que comemos y bebemos cuando practicamos deporte, nuestros hábitos de higiene e incluso los posibles accidentes que podamos tener en deportes de contacto, provocan que tengamos que tener muy en cuenta nuestra salud oral al practicar deporte.

¿Quieres saber cómo se relacionan nuestra boca y el deporte? No te pierdas lo que viene a continuación.

Problemas orales debidos al deporte

Cuando practicamos deporte, no solemos fijarnos en todo lo que puede influir en nuestra salud bucodental. Es por eso que muchos deportistas acaban sufriendo problemas orales que a medio plazo se convierten en un impedimento para el desarrollo de su actividad y, por lo tanto, empeoran su rendimiento deportivo

  • Caries: Es normal que durante o después de la práctica deportiva tomemos alimentos y bebidas para hidratarnos y conseguir carbohidratos y minerales. Sin embargo, todos estos productos, suelen contener diferentes ácidos y azúcares que ayudan a la formación de las caries.

    Además, las barritas energéticas se adhieren a nuestros dientes provocando la acumulación de bacterias y aumentando el riesgo de caries y otras patologías bucodentales.
  • Traumatismos: No todos los deportes tienen riesgo de traumatismo, pero es algo a tener muy en cuenta en todos los ejercicios que conlleven contacto. ¿Sabías que un 40% de los dientes perdidos en todo el mundo se producen practicando deporte?

    No tiene por qué ser el diente entero, pero es habitual que quienes practican estos deportes sufran fisuras, roturas o desplazamientos de algunas de sus piezas dentales.
  • Problemas de encías: La saliva es una de las grandes protectoras de nuestra boca y es por eso que es muy importante mantenernos hidratados en todo momento. La deshidratación asociada al deporte provoca la pérdida de la protección de nuestra saliva y por lo tanto la acumulación de sarro. Si no ponemos especial hincapié en la eliminación de este sarro puede producirse inflamación de las encías y en casos más graves gingivitis.
  • Bruxismo: La tensión que sufren los deportistas durante el ejercicio provoca que en muchos casos se aprieten de forma exagerada los molares; derivando en un mayor desgaste de los dientes.
  • Manchas en los dientes: Suelen sufrirlas sobre todo aquellos que practican deporte en piscinas (por eso se suele llamar sarro del nadador). No te preocupes si vas a nadar de vez en cuando, para que esto suceda debes estar unas 6 horas semanales dentro de la piscina.

¿Cómo puedo cuidar mi boca?

Si practicas deporte regularmente, debes prestar especial atención a tu dieta; moderando el consumo de azúcares y bebiendo bastante agua antes, durante y después de la actividad deportiva para mantenerte hidratado.

No olvides llevar unos buenos hábitos de higiene oral. No hace falta practicar deporte para seguir unos buenos hábitos de salud; pero si eres deportista, recuerda lo importante que es la salud oral y los problemas que puedes tener en tu rendimiento si sufres alguna patología bucodental.

Por último, si practicas deportes de contacto asiduamente, ten en cuenta que existen protectores orales que pueden proteger tu boca de los impactos. Te recomendamos que valores si necesitas utilizarlo, sobre todo para prevenir cualquier problema que puedas llegar a tener en los dientes.